Dentición: que hacer para evitar que tu bebé sufra

La dentición sin dolor es el sueño de todos los padres. Cuando a un bebé le están saliendo los dientes, estos perforan dolorosamente la encía, lo que desencadena molestia y dolor. No obstante, existen formas de ayudarlo.

La dentición en los niños es un proceso largo. Son alrededor de las 6 semanas de gestación cuando comienzan a formarse los brotes dentales. Pero su etapa más notable, no solo para el niño, sino también para sus padres, es el proceso de erupción de los dientes. Consiste en el proceso en que el diente va desde el lugar que ocupa la yema dental en el hueso hasta la posición correcta en la arcada dentaria.

Esta etapa también lleva mucho tiempo. La mayoría de las veces, comienza alrededor de los 5 a 6 meses de edad y dura hasta los 31 meses. Una vez finalizado, aparecerán 20 dientes de leche en la boca del niño.

denticion-1862056

Molestias relacionadas con la dentición

A veces, la dentición pasa casi desapercibida porque los síntomas son menores y no causan molestias al bebé. Pero estos son, sin embargo, casos individuales. Por lo general, hay síntomas desagradables de la dentición.

La gran mayoría de los bebés que están obstruidos actúan de manera diferente a lo habitual durante algún tiempo. Un bebé al que le salen los dientes puede estar inquieto, irritable, más lloroso y quiere que lo carguen constantemente. La mayoría de los niños pequeños comienzan a salivar abundantemente al comienzo de la dentición y se llevan a la boca los dedos y todo lo que esté al alcance de las manos.

Al amamantar, un bebé que ha estado succionando bien puede sentir repentinamente que las encías se aprietan con fuerza en el pecho o en el pezón si se alimenta con biberón.

Todo porque le pican las encías, que son muy esponjosas y rojas durante la dentición (lo que se puede ver al mirar dentro de la boca del bebé). Esto puede durar semanas o incluso meses.

Peor aun así, la situación probablemente se repetirá de vez en cuando, es decir, cada vez que aparezca un nuevo diente en el niño, aunque esto no es una regla, porque muchos niños mayores soportan la erupción de los siguientes dientes con más facilidad que la primera vez.

Cabe mencionar que la etapa más dolorosa para un niño es la última etapa de la dentición, cuando el diente en erupción perfora la encía. Un niño que ha experimentado picazón y malestar antes, ahora puede sentir un dolor intenso. Debido a esto, el bebé puede llorar por un tiempo (incluso dos o tres días), negarse a mamar o incluso desarrollar fiebre. Pero hay formas en que la dentición de tu pequeño no tiene por qué doler. Aplicarlos sistemáticamente ayudará a superar los días y las noches difíciles; tanto para el bebé, como para los padres.

Mordedores

Un método, probado y recomendado por mamás experimentadas, son los mordedores suaves que se pueden dar al bebé. El niño se los lleva a la boca y se alivia al masticarlos. Además, al ejercer presión sobre las encías, los anillos de dentición facilitan la erupción de los dientes. Por lo general, los anillos de dentición tienen protuberancias que además masajean suavemente los dientes.

Hay diferentes tipos de mordedores de este tipo, desde sonajeros con un anillo adherido al extremo u otra figura geométrica hecha de plástico blando, hasta mordedores de goma o plástico con formas fantásticas, llenos de agua.

mordedores-bebes-denticion-6374169

Vale la pena tener varios tipos de mordedores: uno con un juguete interesará al niño y lo distraerá del dolor (siempre que experimente una leve molestia). El mordedor lleno de agua, por su parte, se puede enfriar en el refrigerador; morder algo frío ayuda al niño con un dolor un poco más fuerte, porque el frío alivia la hinchazón, reduce la hinchazón de las encías y también actúa como un anestésico natural ligero.

Pero cuidado, los mordedores no deben refrigerarse en el congelador (si se congelan, podrían dañar las membranas mucosas de la boca del bebé).

Masaje de las encías del bebé

El bebé también se aliviará con un suave masaje de las encías por parte de los padres. Este método rara vez se usa, porque requiere la participación de los padres; además, muchos niños protestan al principio, lo que efectivamente desalienta a los padres de usar este método. Sin embargo, vale la pena romper la resistencia del niño (con delicadeza, claro, con sensibilidad), porque masajear las encías es una forma que realmente funciona.

El masaje se puede realizar de dos formas:

Lávate bien las manos e inserta el dedo índice en la boca del bebé. Colócalo sobre la encía de tu bebé y luego, durante uno o dos minutos, masajea suavemente la encía con un movimiento circular. Luego repite lo mismo, masajeando la otra encía. Si a tu hijo le gusta este método, el masaje se puede realizar con la frecuencia y durante el tiempo que desees.

El segundo método consiste en masajear las encías con un cepillo de dientes de goma. Las pestañas funcionan de manera similar a las del mordedor: presionan suavemente contra la encía esponjosa y brindando alivio.

Deja un comentario